La gran crisis mundial
20 abril, 2018

La Luna Llena y su influencia

Aquí también aparece la polaridad de la que hemos hablado.
La Luna ,se hace cuando en el zodíaco la Luna esta en oposición con el Sol, después de catorce días desde la Luna Nueva, la Luna va creciendo desarrollando su luz hasta su culminación es donde la Luna parece independizarse por su luz propia. Esta compitiendo en majestuosidad con el Sol, incluso parecen los dos del mismo tamaño. Esta fase es la culminación del ciclo y es justamente esta fase que han elegido muchas religiones para festejar sus fiestas, como por ejemplo la Luna llena de Aries, que siempre cae en Semana Santa. Es la Luna del cordero donde se sacrifica el cordero Pascual en el catorceavo día y que se consume en la noche y debe ser preparado al fuego y no hervido o de otra manera, recordemos el símbolo de Aries de un Carnero sobre el fuego de Aries . La Luna llena de Tauro, la Luna del Budismo es un simbolismo que tiene relación directa con sus prácticas. En este caso el Sol en Escorpio hace referencia a la necesidad de trascender, a la idea de la reencarnación y el manejo de la Kundalini.. Es el yo en la búsqueda eterna de su esencia divina. No en vano al signo de Escorpio se le relaciona con la muerte, las grandes transformaciones, con lo tabú lo desconocido y el sexo. Recordemos que en el antiguo Egipto a los faraones los representaban con una serpiente que salía de su frente haciendo alusión al despertar de Kundalini, la serpiente dormida que cuando se activa conduce a la iluminación y a la sabiduría. Las grandes metamorfosis de Escorpio se enfrentan con las necesidades terrenales de la Luna en Tauro. Es trabajar con los pies en la tierra, focalizando la atención en el momento presente con todos los sentidos. Esta es la clave de la meditación.
El dejar la mente en blanco para dejar espacio a lo que pueda entrar. Pero este dejar la mente en blanco, para mí es no dejar que la mente divague en el pasado ni en el futuro. La mente tiene que permanecer focalizada en el presente yendo de momento presente a momento presente con total presencia de los cinco sentidos. En el ciclo lunar la Luna está supeditada al Sol. Es el gran ciclo de la vida. Este ciclo muestra sus crisis en las fases de la Luna en donde es necesaria una nueva orientación de la energía para seguir la evolución del ciclo. En la oposición la Luna tiene su máxima distancia y es cuando necesita independencia y reclama sus necesidades individuales.
La Luna en Tauro necesita de concreción y de realismo. Por esta razón la idea del enraizamiento es tan importante en las prácticas de yoga u orientales.
Hay que trascender lo material, pero para hacerlo hay que conocerlo.
No se trata de ignorar lo material e ir diciendo que uno es un ser espiritual para trascender. Si no logras un equilibrio en el terreno material, vas seguramente a una crisis. Solo el que domina algo puede trascender ese algo, en aras de lo superior.

¿Y cuantas cosas mas están relacionadas con esta fase?.
El calendario judío es un calendario lunar. Para ellos el mes empezaba con la Luna nueva y el primer día de la semana comenzaba allí que era el domingo el día del Sol, a los siete días la luna esta en cuadratura y cada siete días se encuentra en un aspecto desafiante con el Sol de ahí que el sábado era el día de descanso, (el día de Saturno. Es el Sabat que concuerda con este ciclo planetario. La oposición es la culminación del ciclo de ahí viene la idea del festejo. Festejar lo que se ha realizado.

La culminación de un ciclo no puede ser negativa a no ser que nuestras acciones no hayan sido las correctas.

El Sol y la Luna los dos pilares fundamentales del anima y animus de young, de lo masculino y femenino, de lo consciente e inconsciente, es lo primero que tenemos que entender de la carta natal, ya que por intermedio de esta podemos ver cual es nuestro camino ideal consciente a través de las características del Sol y ver también cuales son nuestras necesidades inconscientes para sentirnos seguros y bien.

La Luna ha servido de inspiración a los poetas y a los artistas, los enamorados han quedado fascinados por su belleza en todos los tiempos y ha sido también la inspiración de centenares de leyendas. Las leyendas del hombre Lobo o del Lobizón, en las cuales un hombre en las noches de luna llena se transforma en lobo y hace daño a las personas que ama. Se dice en las leyendas que una persona que duerme bajo la luz de la luna queda afectada por esta. Todo esto tiene una explicación. Se han hecho investigaciones en centros psiquiátricos que han observado que en las noches de Luna llena los pacientes se alteran y están más propensos a acentuar sus conflictos. En este período de la Luna están más dominados por la mente inconsciente.
La Luna en la carta natal esta asociada con el área femenina de la personalidad, nos indica nuestras necesidades de dependencia y lo que buscamos esencialmente para sentirnos seguros.
La Luna y el planeta Venus son las dos caras de lo femenino a través de estos dos astros deducimos las necesidades y gustos en el área de los sentimientos. Venus la diosa del amor se conecta con la sensualidad y nos habla de lo que nos da placer y nos resulta agradable. La Luna por su parte nos pide intimidad y protección y nos dice que tipo de dependencia emocional necesitamos. Esta asociada a la familia, al hogar, a la madre por esta misma razón si nos encontramos en una carta natal una configuración conflictiva entre Venus y la luna, podemos deducir que las dos tendencias se encuentran en conflicto, es decir se puede buscar una mujer como pareja que cumpla con nuestras necesidades domésticas y sea una buena madre, pero en el área sexual no nos satisface y buscamos otra cosa muy diferente. Si estos planetas se encuentran en armonía, lo sexual y lo domestico fluyen por cauces análogos y es de esperar una realización Lo mismo ocurre con una mujer cuando tiene estos aspectos conflictivos en su carta su forma de expresar su pasión y su erotismo entra en conflicto con sus deseos de ser madre y ama de casa.
Las personas dominadas por la Luna. Por ejemplo: con un énfasis planetario en el signo de Cáncer, o este signo ascendiendo, o la Luna en el ascendente reflejan a una persona que amplifica el lado emocional e inconsciente propios de la Luna. Estas personas exteriorizan una conducta infantil, caprichosa y son personas muy susceptibles y propensas a los cambios. Son personas imaginativas y protectoras y al mimo tiempo pueden experimentar una sensación de desvalimiento y desprotección, exigiendo amparo a las personas que las rodean.
Los aspectos y la posición de la luna nos indican nuestras expectativas con respecto a nuestra madre y tendemos a ser selectivos en este sentido en cuanto a nuestras vivencias. Venimos programados desde antes del nacimiento y respondemos a los estímulos astrales. Por ejemplo si la Luna forma en el momento del nacimiento un ángulo disonante con Saturno, esto indica que nos enfrentaremos a experiencias en las cuales nuestra madre se mostrará fría y distante y que no nos dará el apoyo que nosotros queremos. Por ejemplo si la madre da mucha importancia a la disciplina y a los horarios y esta sobre el niño atendiéndolo para que no le falte nada, es decir ella cree que es lo mejor pero el niño lo que quiere es un abrazo será selectivo y notara esta ausencia sin valorar el sacrificio de la madre. El niño se mueve por deseos que son propios del inconsciente y allí no existen las razones.
Si al mimo tiempo la Luna se encuentra por ejemplo bien con Júpiter que denota expansión
Y en tensión con Saturno que indica restricción nos encontraremos que la madre en algunas áreas cumple con las necesidades de nutrición emocional y en otras vivencia la carencia de la misma.
El tipo de reacciones inconscientes están determinados por la luna lo mismo que nuestros hábitos y todo esto depende de nuestras vivencias pasadas en nuestro hogar.
Antiguamente los médicos como Hipócrates o Galeno sostenían que no se podía ser un verdadero médico si no se conocía la astrología. Decían que cuando la Luna transitaba por un signo que correspondía a una parte del cuerpo no se debía intervenir quirúrgicamente porque la sangre estaba más activa en esa área del cuerpo y estaba predispuesta a una hemorragia.
Por ejemplo: cuando la Luna transita por el signo de Tauro que rige sobre oídos nariz y garganta y toda la zona de la boca no hay que efectuar extracciones dentales.
Publicado por Fernando Ruiz Guarinen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contactar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This
× ¿Qué necesitas?